Celebramos el LXXXVI aniversario de la Educación Inicial en la provincia Daniel Alcides Carrión, gracias al trabajo de las laboriosas y dedicadas docentes que asisten a niños y niñas de 0 a 5 años de edad. La semana de celebración se inició con el paseo de mascotas, juegos ancestrales, shows infantiles y concluimos con el paseo de integración el viernes 26 del presente mes.

Ayer 24 de mayo, en simultaneo a nivel nacional, se aprovechó los espacios públicos al aire libre para revalorar los juegos ancestrales; un legado sano que coadyuva al aprendizaje, porque los niños aprenden jugando, lo hacen constantemente. Jugar es una función vital, centrada en el principio del placer del descubrimiento y dominio progresivo de ellos mismos.

Para esta gran celebración se contó con la participación activa de las instituciones educativas Señor de los Milagros, Virgen de Fátima y Primavera; con presencia de los padres, madres, docentes y los protagonistas de la celebración, los niños, se entretuvieron y divirtieron con los juegos tradicionales como el kiwi, salta soga, revienta globo, trompo y otros.

Para hoy, día central de la celebración nuestras instituciones educativas en el distrito de Yanahuanca, realizarán un gran show infantil para propiciar la algarabía, la unidad y la diversión sana, asimismo, nuestras instituciones de provincia tienen planificado diversas acciones para conmemorar esta fecha trascendental para todo ser humano.

Los orígenes de la Educación Inicial en el Perú se remontan al 25 de mayo de 1931 cuando las destacadas educadoras Victoria y Emilia Barcia Boniffati fundan oficialmente el Primer Jardín de la Infancia en el Perú, a pedido del Presidente Augusto B. Leguía. La Educación Inicial es el primer nivel de la Educación Básica Regular que tiene por objetivo desarrollar en todo niño sus potencialidades físicas, afectivas y cognitivas con el aporte de la familia y la comunidad. La importancia de la formación inicial es determinante en el desarrollo de las capacidades mentales y emocionales del ser humano, pues en esta etapa se crean las bases de la personalidad del adulto. Durante los primeros años de vida del ser humano, el sistema nervioso central madura, por lo cual se le debe prestar mayor atención al niño.